La porcelana es en realidad modelar

Descubrimos profesiones que están desapareciendo en la cultura occidental, resulta complicado que demos con profesionales que usen el lodo, el metal o la envoltura del alcornoque no agregando ciertos ingredientes que llegan a modificar su estructura congénita.

Hablaremos sobre el oficio de emplear la marga con el propósito de construir cántaros que tienen detalles increíbles. Y naturalmente a través de esta ocupación percibimos la sabiduría de una ciudad, sus recursos económicos, su elegancia y además los vínculos comerciales que mantiene con otras ciudades.

La terracota va a ser un compuesto inorgánico y sus propiedades son la fortaleza y naturalmente su firmeza ante las altas temperaturas, el aire o también el agua. Los antiguos habitantes de este planeta sabían todos estos atributos y por supuesto empleaban el fango con el objetivo de fabricar los jarrones. Y por supuesto la terracota en ningún caso propaga la corriente e incluso no se altera si se le añaden productos químicos.

La porcelana es en realidad modelar y cocer la arcilla pintando después el jarro.

En Sudán aún mantienen métodos del pasado. En un primer momento remueven la marga con h2 o y luego le dan la forma que consideran. La ornamentación de la artesanía rifeña combina la caligrafía mahometana con temas relacionados con la flora del taller de pati y la fauna y también detalles armoniosos sin llegar a perder la frugalidad. En los talleres de Trípoli todavía se emplea la marga con bastante humedad y seguidamente debe darle el aire durante 55 horas. Después de que ha estado al sol se divide en trozos pequeños que se sumergen en agua y seguidamente se aplana la masa.

Cuando fabrican los pucheros, los trabajadores desvelan su inventiva y destreza. Las cazuelas se tienen que meter en el horno posteriormente con el objetivo de que se solidifiquen. Los hornos presentan diferentes formas, en Argel suelen tener forma de capirote y se componen de 2 partes, una que quema la bencina y además la parte en donde se colocan los objetos. En la cámara suelen estar aglomeradas las cazuelas durante seis horas y media alcanzando los 800 grados, deben meter las vasijas cuidadosamente ya que tienen que calentarse por todos los lados.

El esmaltado y por supuesto el colorido van a ser significativos de cara a saber de que parte proviene el objeto, pues existen prácticas implantadas que continúan con el paso del tiempo y sin duda distinguen unas piezas de otras.

En sudán una vez que se ha calentado la jarra se utiliza un esmalte de color blanco y un poco después se esmalta de amarillento o también añil y por supuesto se calienta de nuevo en el horno.

Los gobernantes deberían apoyar este hábito para que no se pueda extinguir ya que en realidad es un oficio muy antiguo y por supuesto se le tiene un gran aprecio actualmente.

Los hombres y las mujeres quieren hacer obsequios singulares y por supuesto una buena opción es personificar un jarrón usando las tonalidades que nos gusten o ponerle algún letrero.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn