Los señores de cara a agradar a las señoras suelen obsequiar con flores o alhajas

Hoy vamos a charlar de piezas de joyería, un producto que dicen que dura para siempre, no obstante pienso que el diseño puede llegar a estar obsoleto, incitando a su propietario a rediseñar la joya o incluso poner en venta la gargantilla junto con los aretes que forman el conjunto y nuevamente adquirir otra joya que sea más actual.

La ornamentación no debería de hacerse en todas las ocasiones de minerales valiosos ó metales de gran coste, igualmente es posible realizarse con otro tipo de piedras con un valor muy pequeño e incluso metales bastante más corrientes cuyo importe sería muy moderado. Las joyas se usan por los diferentes países del planeta, los hombres y las mujeres engalanan con ellas partes de su cuerpo y se interpretaría como un símbolo de gran poder económico, o sea nos ponemos joyas para alardear de encontrarnos en un rango considerable dentro de la sociedad.

Las joyas surgen en el mundo a partir de la llegada de el ser humanos, en un principio usaban huesos de las alimañas con objeto de hacer sus brazaletes o incluso collares. Posteriormente el proceso de creación de las piezas de joyería evolucionó con las diferentes civilizaciones incluyendo las aleaciones y piedras valiosas, en la actualidad todo vale a la hora de llevar un ornamento, ahora la oferta de diferentes modelos fabricados por joyeros sería bastante elevada en los diferentes países.

Los señores de cara a agradar a las féminas suelen obsequiar con flores o incluso alhajas, el motivo de esta determinación ha llegado a ser que a las mujeres les encanta que les regalen sortijas, pendientes e incluso colgantes en ocasiones significativas. De acuerdo a lo que comentan en el blog que he leído estos días, las féminas bastante especiales o incluso que tienen un genio muy definido se inclinan por las alhajas más vistosas pero las mujeres que resultan ser bastante frágiles se inclinan por alhajas pequeñas e incluso más discretas. Si deseamos entregar un obsequio a una chica lo recomendable diremos que es saber el temperamento con objeto de halagarla. Los expertos en tendencias opinan que antes de regalar una pieza de joyería hay que tener en consideración las peculiaridades del aspecto de la mujer, por ejemplo:

La forma de la cara. El rostro de una señora suele ser lo que observamos en primer lugar y además debe de haber una relación entre las alhajas que te pones con el estilo de la cara, pudiendo ser ovalado o incluso rectangular.

La altura de la mujer, igualmente diremos que es una variable esencial si necesitamos seleccionar las alhajas, a las mujeres de baja altura de ningún modo se les recomienda ponerse colgantes apretados a la garganta pero las señoras de mayor estatura tendrían que ponérselos más holgados al igual que los aretes.

El tipo de manos, va a ser fundamental cuando se trataba de escoger las alianzas, a las chicas con manos delicadas e incluso alargadas se les adaptan más los anillos de mayor grosor, pero si sean reducidas y amplias sería preferible ponerse alianzas discretas.

Esta clase de indicacionesen ningún caso tenemos que seguirlas estrictamente, la señora posee la opción de usar aquello que desee como joya, lo esencial será que le siente bien y le guste la pieza que ha pagado. En cualquier caso encontramos joyas que se adecúan a todo tipo de señoras.

A la hora de encontrarse bella no es preciso usar joyas con costes desmesurados ni siquiera marcas conocidas, una fémina podría estar deseable con artículos de bisutería adquiridos más baratos. Lo principal es aportar carácter a tu aspecto y además complacerte a ti en primer lugar y a los otros luego.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn