Lo duro de este hobby resultan ser esos simpatizantes

El futbol se ha convertido en un asunto beneficiario que está inmerso dentro de nuestro sistema inversionista en donde a los especialistas de este juego se les enaltece enormemente y por supuesto tienen unos ingresos gigantescos, un enfrentamiento futbolístico será una distracción en donde jugadores y simpatizantes en determinadas circunstancias su actitud deja mucho que desear.

La excitación junto a la fuerza de convocatoria de este entretenimiento han hecho que gran cantidad de periodistas lo juzguen como una aficción con un cierto matiz de religiosidad. El balompié ocasionacomportamientos violentos e incluso se mueve muchísimo dinero a su alrededor.

El futbol es un lucro que involucra los periódicos, las televisiones, la radio e internet e incluso la política y la industria obteniendo una combinación que roza el sentimiento religioso.

Este juego, que consiste en dar patadas a una pelota, quizás sea la afición primordial de numerosos espectadores, siendo el tema principal para dialogar en las citas de cada día. Cuando el acontecimiento es realmente extraordinario, en determinados estados se interrumpen actividades educativas y espectáculos de regalos originales, y por supuesto el transporte público.

Además en ningún caso podríamos divertirnos con este juego sin televisión y es que lleva a el fútbol a lo más alto convirtiéndolo en el entretenimiento por excelencia que nos permite evadirnos de los problemas cotidianos.

Tiene tanto poder de convocatoria, que presidentes sin prejuicios se valen de esta circunstancia con el fin de relativizar las infelicidades que tienen en los distintos estados. Este juego se considera una alternativa que nos libera de nuestros contratiempos, no únicamente durante el juego, sino además anteriormente y luego ha llegado a ser nuestro tema central de cháchara.

Los entrenadores y los especialistas en el juego de los encuentros más importantes, se han convertido en dioses enaltecidos por los admiradores, llegan a ser vistos en anuncios y también secundando instituciones con finalidades solidarias, no obstante los presidentes de los conjuntos apoyados por los empresarios de las televisiones generan disputas entre apasionados de los diferentes equipos con el objetivo de trastear regalos personalizados a la población y de esta manera al final sea el asunto del que más se converse a lo largo del día que lleva consigo una enorme carga publicitaria que genera dinero a todos los organizadores de este juego.

Lo duro de este hobby resultan ser esos simpatizantes denominados radicales los cuales desean hacer de la diversión un acto vandálico. El gobierno y los jefes de este deporte desean resolver dichos actos violentos de seguidores y alejarlos de los campos destinados a este deporte.

Aunque existen estos trastornos el fútbol diremos que es el entretenimiento más famoso del planeta, y excluyendo la industria capitalista, ver a unos chicos en la calle correteando con un balón y además creándose sus propias porterias, es realmente entrañable, ya que lo que existe va a ser trabajo de equipo y compañerismo.

En definitiva para finalizar diremos que en el momento que hay cantidades económicas por delante cualquier tipo de deporte será interés económico y en ningún caso es un entretenimiento placentero.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn