La fabula del pájaro cojo y los pendientes de mujer

Las alhajas diremos que son el complemento apropiado para perfeccionar un look. Las joyas cuentan muchas cosas de las chicas que las llevan puestas, revelan cariño o incluso tienen connotaciones religiosas y fanáticas. Y además avisan de situaciones de su vida como por ejemplo tener pareja, verdaderamente forman parte de la historia de una persona de igual forma que podemos saber el modo de ser de una persona observando las joyas que lleva encima.

Al seleccionar una pieza de joyería, poco llamativa o grandiosa, se van a poder averiguar las preferencias de el individuo o incluso el estado de ánimo que tiene en ese momento. Las alhajas nos informan también de su nivel de perspicacia.

Ahora las piezas de joyería resultan bastante baratas, anillos o perlas se pueden poner a cualquier hora del día. Igualmente a la hora de ir a festejos podemos llevar encima alhajas y por supuesto siempre que decidimos llevar pantalones e incluso unos zapatos informales.

Cuando nos ponemos joyas tenemos total libertad, pues de ningún modo hay que seguir las modas, pero determinadas personas se ponen piezas bastante cotizadas para dar a conocer su nivel económico.

Las joyas en realidad son exquisitez, logramos realzar el rostro poniéndonos aretes o el cuello llevando una gargantilla.

Al llevar alhajas lo más idóneo sería la moderación, dado que algunas veces llevamos muchas destapando la parte más estrambótica de el carácter.

Un anillo de matrimonio es el símbolo de la relación por parte de un hombre y una mujer, van a ser piezas de joyería sumamente apreciadas debido a la historia que guardan e incluso el alcance que tienen.

Algunas veces disponemos de joyas que recibimos de un pariente. Dicha pieza de joyería tiene un valor incalculable dado que hará que recordemos constantemente a ese ser tan entrañable.

Encontramos alhajas que se convierten en talismanes, podrán remediar dolencias y también resguardan a la persona que decide ponérselas. Estas piezas de joyería se relacionan con la religión, aportan esperanza y además acrecientan la fuerza del sujeto que las lleva puestas.

Hace algunos siglos las joyas fueron signos de privilegio y dinero. Los caballeros destacados de la urbe usaban frecuentemente las joyas e incluso a la hora de protegerse de los choques de las armas de antigüamente, pero al llegar el s 20, esas modas varian, los hombres llevan accesorios de joyas personalizadas que vayan con las prendas que se ponen actualmente como pueden ser los pisa corbatas o los gemelos. Hoy en día podemos encontrar a muchos varones con pendientes, brazaletes o incluso gargantillas. Las señoras de ahora buscan piezas de joyería originales pero además refinadas. Las alhajas se renuevan con el fin de satisfacer sus intereses.

A continuación, le vamos a dar algunas pautas de cara a tener sus alhajas bien:

Es realmente muy importante resguardarlas de los roces, lo más apropiado será preparar saquitos pequeños y seguidamente guardarlas por separado.

En el momento que nos quitamos la alhaja sería necesario limpiarla con un trapo para deshacernos de porquerías y sudores.

Además en ningún caso tenemos que llevar piezas de joyería a la hora de hacer ejercicio o cuando nos damos un baño.

En el momento en que observamos que la alhaja tiene mucha suciedad, lo más recomendable va a ser hablar con un joyero.

recuerde que deberá de conservar sus joyas al igual que una reliquia, posiblemente en algún momento lo sean.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn