La ecologia del niño

Os diré que somos un matrimonio joven que nos conocemos desde hace tiempo de tal forma que pensamos una tarde de mucho calor coincidiendo que nos encontrábamos de vacaciones en el sur, que ha sido el lugar que preferimos para ir de unos días de vacaciones esta temporada, tener un niño. Al principio pensamos que quizás era un poco precipitado, pero en último término nos propusimos afrontar esa idea y llevarla a cabo. Después de un año ahora tenemos nuestro crío y dado que somos primerizos en esto de cuidar a un niño debemos informarnos por la red, fundamentalmente en foros, blogs, paginas webs, etc, y de esa manera descubrir que deberíamos hacer en algunas situaciones del día a día, como podría ser de que modo dormir, comer, sentarse y además que nos pide cuando lloriquea.

Vimos mi esposa y yo que una comida sin ingredientes dañinos resulta ser lo mejor para poder alimentar a nuestro niño de forma adecuada y tener muselinas adecuadas en su cunita.

Después de un periodo de alimentos completamente líquidos, comenzar a incorporar distintos sabores será un cometido verdaderamente impresionante.

Al llegar ese momento, ya contamos con la suficiente maestría para averiguar lo que precisa observación en su día a día.

Lo primordial resulta ser que los nutrientes sean saludables y por supuesto estén bien conservados. Asimismo queremos que nuestro crío disponga de tenedor, cuchara y cuchillo para él sólo y además diferentes envases designados para elaborar sus comidas.

Deberíamos de enseñarle a usar el tenedor, cuchillo y cuchara. Además de ninguna manera tiene que manosear los productos ni divertirse con ellos.

Todos sabemos que, el ser humano se alimenta para vivir de manera que sin nutrientes de ningun modo hay vida, no obstante continuamente ignoramos las finalidades y peculiaridades de aquello que comemos. Una dieta inadecuada destrozará nuestro organismo, no se trata de la cantidad de alimento que ingerimos sino del reparto de éstos. El cuerpo humano requiere alimentos los cuales le van a facilitar las sustancias y energías que necesita con el objetivo de sostener con vida los tejidos, desarrollarse y moverse.

Las cosas que consumimos provienen de 3 grandes campos de la naturaleza, el vegetal, el mineral y el animal y además los nutrientes podemos clasificarlos en dos grupos regularizadores los cuales guian el funcionamiento del cuerpo del niño, los constructores que nos suministran las células fundamentales para poder restablecer los tejidos deteriorados y los fortalecedores que dan la vitalidad que exige el trajín diario del pequeño.

Lo que es cierto es que el 100% de los nutrientes derivan de los animales y las plantas, menos la sal y el agua.

Uno de los trastornos más frecuentes que nos surgen a los padres inexpertos, va a ser el malestar que tenemos a la hora en que nuestro bebé no desea comer, en esas circunstancias sospechamos que esté malo y solemos recurrir a trucos y regañinas para forzarle a que ingiera la comida que le entregamos ropa bebe. Debemos de considerar que la inapetencia va a ser una fase normal que tienen que pasar generalmente todos los niños y los temores que tenemos al ser papás resultan ser injustificados puesto que la anorexia infantil ha llegado a ser una circunstancia que con el tiempo se pasará. Este acontecimiento aparece la mayoría de las veces a partir de los primeros 12 meses, puesto que los bebés de menos de 1 año suelen tener habitualmente hambre salvo que estén resfriados o se vayan a poner enfermos. Recuerden que los artículos naturales tanto para su alimentación como para su vestimenta serán lo mejor de cara a el crecimiento de el niño.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn