Diferentes gustos sobre la dureza de los colchones de hotel

Barcelona resulta ser una población que se destaca por poseer magníficos restaurantes y cafeterías donde degustar alguna buena ración sentado en una mesa del casco antiguo ó pedirse las hamburguesas en algún espacio tradicional del centro de la localidad. He covidado a un colega a cenar juntos al objeto de no permanecer solo la 1ª velada y no perderme por estas barrios, si bien hay que reconocer que resulta bastante complicado desorientarse en aquella ciudad, ya que sus vías urbanas están tan ordenadas. Nuestro querido colega vive en la población demasiado tiempo y la conoce a las mil maravillas, suele conocer los sitios donde alguien se puede perder un día laborable.

Aquí y en esta estación hay bastantes visitantes que hacen que alguien no se sienta solo y la población tenga un aparente vistoso por la noche debido a la cuantía de personas de diferentes razas y edades que se encuentran, que con el estilismo de moda de los diferentes territorios, dan colorido a la urbe.

Mi amigo me recomendó asistir un espectáculo de danza que tiene en este momento a la villa con mucha concurrencia de espectadores, pero, había tenido un día fuerte de reuniones para comprar colchones que no me apetecía sentarme en una butaca de una sala a mirar un evento de estas características, debido a que había el riesgo de dar cabezadas durante la actuación, otra propuesta que se le ocurrió era asistir a un espectaculo de una banda de música famoso, pero no quedaban entradas a la venta, se habían agotado y tampoco nos apetecía pagar más con una localidad que necesitamos adquirir en las cercanías del polideportivo de una parte de La ciudad en el cual tenían previsto actuar los artistas.

La recomendable decisión fue asistir a cenar, donde tomamos unas tapas que a pesar de que portaban poco cantidad estaban espléndidas de gusto, hacían combinaciones de manjares que conseguían que el bocado fuera un único agrado para nuestro sabor, que a decir verdad es fácil de agradecer. Maridamos las mencionadas raciones con una copa de vino de la zona, no recuerdo de la D.O. no obstante fue un tinto muy agradable y olor a fruta, naturalmente la copa la terminamos y finalizamos esta 1ª parte de la actividad de la noche con unos combinados de sabores caseros que nos animaron algo.

Al abandonar el bar de raciones nos fuimos a un bar con especialidad en ginebras de importación, donde probamos unos gintonic con tónicas adecuadamente aderezados que nos dejaron el cuerpo acondicionado para activar la hora final de la velada, que comenzamos en una discoteca muy grande con colchones que se hallaba cargada de visitantes extranjeros y algunos de España, el jaleo de la sala no era adecuado para conversar nada, sin embargo como el grado de alcohol se hallaba ahora exagerado tampoco teníamos gran cantidad de ganas de hablar, solamente relatábamos detalles de las mujeres que estaban por la discoteca, quedaban diversas bastante altas y guapas, pelirrojas y rubias, pretendimos ligar con varias de las mencionadas señoritas, sin embargo no estuvimos afortunados ó estamos ya bastante viejos para estas señoritas más jóvenes. Otro obstáculo esencial fue que el manejo del idioma inglés era bastante bajo y estimo que no podían entender lo que les queríamos comentar, que no era otra cosa irnos a nuestro hotel de Barcelona con alguna de ellas. Finalmente llegamos a un club privado que estaba en la parte alta de La ciudad en el que localizamos el ambiente mejor que he visto en mi vida en un club de este tipo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn