El dinero necesario para formar parte de un conjunto de empresas en franquicia

Durante esta época de gran riesgo económico además de altos indicativos de desempleo, el modelo de franquicia ha sido una alternativa de cara a muchas personas, ya que en el sistema de franquicias español todas las que precisan una reducida inversión  han podido llegar a formar parte del comercio y todo indica que han venido a quedarse en el mercado. La causa de este acierto radica en que los pilares que se sostienen con esa adquisición siguen el prototipo de losque buscan nuestros emprendedores. Los criterios en los que se fundamentan estas empresas se relacionan consector servicios como pueden ser gestorias, consltoras o inmobiliarias que en la mayoría de las situaciones no requieren un local para realizar esta tarea. Igualmente encontramos en este repertorio negocios como serían fruterías ó peluquerías que necesitan un sitio a la hora de ejercer el trabajo.

Además va a ser muy importante que una franquicias tenga un lugar que le sirva de escaparate para darse a conocer y ganar notoriedad entre los potenciales clientes. No obstante, en este país un gran número de franquiciados solamente utilizan un ordenador, un teléfono móvil y su propia vivienda. En dichas situaciones hablaríamos de franquicias de bajo coste que en ningún caso serían  las mismas que las de pequeña financiación.

En estas franquicias del mismo modo que sucede con las que necesitan una financiación mucho mayor, el inversor debe tener en cuenta que todo negocio lleva un tiempo de maduración y el empresario ha de tener medios propios a la hora de mantener el negocio, pagar a los empleados en el caso de que los hubiera y hacer frente a las cuotas de arrendamiento del local desde el cual realiza el trabajo.

Obviando el dinero necesario para formar parte de un conjunto de firmas, no hay entendidos de ese sector que digan lo contrario a la siguiente enunciación: Las franquicias de baja inversión en ningún caso serían iguales a las de low cost. Diremos que es muy adecuado diferenciarlas para no confundir a los empresarios.

Las cuatro partes importantes en una relación contractual de franquicias son:

El franquiciador.- Será una persona o empresa propietaria de una firma que, tras comprobar la viabilidad de su negocio con uno o incluso más centros de su propiedad en un espacio de tiempo de ningún modo inferior a un año, determina traspasarlo a otros sujetos que se llamarían franquiciados por cantidades monetarias que se formalizan en un contrato entre los intervinientes.

Métodos propios.- Serán las sabidurías que el dueño de una enseña ha acumulado alponer en marcha su negocio. Método propio se transmite al franquiciado a través de textos descriptivos que deben ser específicos y deben de aportar un plus, esos textos descriptivos en ningún caso deben revelarse a personas que no pertenecen a la sociedad.

El derecho de entrada.- Sería el dinero que las franquicias en España entrega al franquiciador al comenzar con el negocio con la marca y que le ofrece el derecho de su utilización, y además un permiso para poder trabajar en un lugar determinado, y tambien con esa contraprestación tiene un periodo de formación además de un asesor para que le ayude a resolver cada uno de los problemas que surjan en un principio.

El franquiciado.- Va a ser el empresario que podría ser una persona o también una empresa que adquiere los derechos para la explotación de una determinada marca. El traspaso de ese distintivo se llleva a cabo con contraprestaciones dinerarias que entrega el franquiciado y también recibirá ayduda al principio y además  mientras el acuerdo se encuentre activo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn