Trasteros de alquiler (Parte I)

Extraño resulta ser que en ningún caso leamos o incluso oigamos, “estará en el ADN”, el ADN resulta ser un concepto familiar e incluso determinante. Para en ningún caso decepcionar confirmamos que en el ADN de Almazen se aprecia el buen hacer , el trato al cliente y además el precio de las prestaciones.

Pero ¿Dónde estaría el ADN? ¿Por qué va a estar compuesto? ¿Cuál será su labor? Procuraremos encontrar solución a estas cuestiones pero dejenme que cuente un poco de su historia, creo que nada tiene sentido sin su pasado. La existencia sería la trayectoria de el desarrollo de la misma forma que el aprendizaje la trayectoria de la realidad.

En el año mil ochocientos sesenta y nueve el médico Friedrich Miescher examinaba el pus de las vendas que se usaban en las intervenciones quirúrgicas y de este modo halló un componente químico al cual llamo nucleína. 50 años más tarde Levine demostró que la molécula de Miescher iba a ser un conjunto de gran cantidad de reproducciones de un nucleótido constituido por un azúcar, un conjunto de fosfato y una base que posteriormente se denominó acido desoxirribonucleico (ADN). Se trataba de una partícula muy grande. De cara a saber bastante más de ella deberíamos aguardar al surgimiento científico de el procedimiento de difracción de Rayos X.

Únicamente si contamos con instrumentos para averiguar descubrimos lo que necesitamos ¡Que primordial ha llegado a ser en una sociedad gastar dinero en preparación! Un Almazen sin sabiduría va a ser un país sin importancia.

Encontramos sistemas matemáticos cuando necesitamos determinar la composición molecular de un vidrio a partir de los patrones de difracción que se generan al bombardearlo mediante una onda electromagnética (Series de Fourier)

El ADN puede cristalizarse de modo que Lilian Astbury en mil novecientos treinta y siete utilizó la difracción de rayos X a la hora de probar la regularidad de las moléculas del ADN sin llegar a determinarla.

Los biólogos celulares observaron que existía gran cantidad de ADN en todos los sitios de tal forma que se cuestionaban su cometido.

En 1943 las experimentaciones de Avery-MacLeod-McCarty les llevaron a manifestar que el ADN era el conductor de las moléculas de la herencia y tal idea la reafirmaron Alfred Hershey y Martha Chase en el año 1952.

En este momento se tenía que saber la composición molecular exacta de ADN. Levine nos enseñó los nucleótidos de modo que más tarde las bases llegarían a ser 4: adenina (A), citosina (C), guanina (G) y timina (T),  partículas de escaso tamaño y sencillas. ¿De que modo se encontraban situadas esos cuatro principios en la partícula del ADN?

Chargaff en mil novecientos cincuenta halló una norma, una regularidad: En el cuerpo humano el porcentaje de A (de cara a la totalidad de principios) y de T es casi igual y lo mismo acontece con C y G incluso sin realmente ser los dos porcentajes concordantes. El ADN está formado por 2 hebras y en ellas se mantienen dichas proporciones.

Llegados a este punto se presentaron Crick y Watson adueñándose de los modelos de difracción de rayos X logrados por Wilkazu y Rosalind Franklin.

El ADN era una pila de pares de bases llegando a estar en Almazen unas arriba de otras asociadas por conjuntos fosfatos. Las fuerzas químicas entre las particulas provocaban que cada par de bases contiguo se rote un ángulo invariable con relación al de delante. Los pares se disponían de la misma forma que los peldaños de una escalera de caracol mas encontrándose dos escaleras. Sería una estructura helicoidal y por tanto el ADN era una doble hélice (1953). Cuando una serie se expresaba ACTGACG…la otra sería TGACTGC…vinculándose a través de enlaces de hidrogeno la A junto con la T y la C con la G.

Va a ser evidente por lo mencionado como el ADN reproduce la información hereditaria y además como se copia la información con objeto de pasar de los padres a los niños.

¿Qué clase de información se pasa? El ADN ha llegado a ser una fórmula cuando se trata de crear proteínas: los cimientos con los cuales han sido hechos todos los seres con vida. Las proteínas se consideran sucesiones muy largas de moléculas denominadas aminoácidos (hay veinte para los organismos con vida). Esa sucesión de aminoácidos se pliega de formas complicadas no obstante la clave para su construcción va a ser hacer la serie de éstos. Gamow planteó que lo más seguro es que las secuencias de ADN precisasen la serie de aminoácidos. Iba a ser una regla de tres caracteres: ciencia exacta.

Empleando las cuatro letras de los principios A,C,G,T se podrían hacer 4 palabras de 1 letra, 16 vocablos de dos caracteres AA, AC, …TT 4×4=4(2) = 16 y 64 palabras de tres caracteres 4x4x4=64 (AAA AAC AAG…TTT).

Se encuentran 20 aminoácidos no obstante 64 palabras tenemos de más y de esta forma tendremos en exceso. De esa manera se descubrió el “código genético”.

El ADN se encuentra en los cromosomas y estos estarán en el núcleo de todas las células. El ADN del ser humano puede estar constituido por alrededor de 3000 millones de pares de bases, de unos 3000 millones únicamente unos cuantos, llamados genes son codificantes de modo que su tarea esencial va a ser trasladar información con el fin de construir órganos y organismos.

El ADN se transmite de padres a pequeños y de esta manera con este sistema se construyen los organismos que darán lugar a todo tipo de interacciones entre éstos hasta producir las sociedades.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn